Desde el 30 de junio, una serie de temblores de baja intensidad ha afectado la zona norte de Chile, fenómeno que los expertos han denominado como un “enjambre sísmico”. El Centro Sismológico Nacional (CSN) de Chile informó que los sismos, con magnitudes que oscilan entre 2,7 y 3,8 en la escala de Richter, se han registrado en la Región de Tarapacá, específicamente en la zona de la Mina Collahuasi. Estos eventos también se han sentido en la ciudad de Antofagasta y en localidades como Socaire, Sierra Gorda, Pica y Ollagüe.

El geógrafo de la Universidad Católica, Pablo Salucci, explicó al medio chileno La Tercera que estos sismos son resultado del movimiento interno de la placa Sudamericana, debido a la presión de la placa de Nazca a gran profundidad. Según el académico, la región no ha tenido una ruptura significativa en más de un siglo, lo que incrementa la probabilidad de un gran terremoto de tipo interplaca que podría además provocar un tsunami.
Salucci subrayó la a



¿Cómo afecta al Perú?
En diálogo con Infobae, Hernando Tavera, presidente ejecutivo del Instituto Geofísico del Perú (IGP) precisó que no hay pruebas determinantes de que una seguidilla de sismos, como la registrada en Chile, sea un indicativo determinante de un posible gran sismo futuro.lta vulnerabilidad debido al aumento del uso de la costa en las áreas afectadas, lo que expondría a más personas en caso de un terremoto o tsunami. El académico aseveró que “se proyecta un evento de gran magnitud, que podría superar una magnitud de 8,8″, a pesar del terremoto que ocurrió en 2014 en Chile, el cual no cumplió con las expectativas al haber liberado solo una fracción de la energía esperada.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente